Haz clic aquí para volver a la página de inicio

La vida crece cuando se comparte...


Compartiendo vida... Manolo y vos...


Jesús y Judas...

El anonimato y el desconocimiento de Cristo. Judas

Me pregunto: ¿por qué Judas les da la señal del beso para que los soldados arresten a Jesús? ¿Era Jesús un personaje tan desconocido, como para que debiera producirse la señal del beso cínico de Judas, para que fuera arrestado? ¿Significa ese anonimato de Jesús algo más profundo que un simple desconocimiento de su persona y de sus rasgos físicos, o la Palabra quiere enseñar algo más profundo sobre el significado de la pasión? Digo esto porque contrasta con las veces que Jesús pasó la Pascua en Jerusalén, 3 veces, siendo ya un "profeta" famoso. Su entrada triunfal en Jerusalén con tanto alboroto. Y después la semana de Pascua, durante la cual, tras purificar el Templo, echando a los mercaderes de bueyes y palomas, estuvo enseñando en él, y siendo acosado por las autoridades judías todo el tiempo. ¿Cómo es que no sabían quien era y cómo era? ¿Por qué si todo el tiempo lo habían estado espiando, no sabían dónde encontrarlo? Debe haber una respuesta histórico bíblica que lo explique mejor y más en detalle.

Quizás podamos en un rato de silencio orante pedirle al mismo Jesús que nos ilumine el alma, para poder descubrir su corazón y entrando en él, escuchar allí su mensaje en esta nueva "desaparición" del Señor... Nos animamos a hacerlo? (Manolo)


Te comparto algo más...

El lugar donde más se detuvo mi atención cuando meditaba en este momento del Señor y Judas, fue en una cuestión de identificación del Siervo de Yahvé, con el misterio de todos aquellos anónimos, que son capturados, traicionados, negados, torturados y muertos, también por causas evitables, por el poder de turno, esos muertos cuyos nombres rara vez trascienden por ser bajas o un número en las estadísticas. En ellos Jesús está presente re actualizando su pasión, como pasión del hombre, tomando sobre sí su dolor, su humillación, su sufrimiento y llenándolo de sentido, sacando a las víctimas del sinsentido de su situación y de su muerte, dándoles un para qué, ya que difícilmente ellas puedan encontrar un por qué. Esta es una luz muy intensa, que creemos, ilumina a todos los sufrientes anónimos, como los que lo viven en el silencio y la soledad del propio corazón, en secreto, en lo escondido y sin poderlo compartir por ser tan personal e intransferible. Que ese dolor no sea haga visible, muchas veces es signo de fortaleza, discreción y modestia; sólo los santos han superado la queja y supieron lo que fue sufrir en silencio, imitando la fortaleza silenciosa de Jesucristo, humillado, mal tratado y abandonado.( Con inmenso deseo de rezar hondo junto a vos, Manolo)